Recuerdo y no recuerdo LXXXI

Ella
No busques más explicaciones, a lo injustificable.
Tanto te ha costado decir mi nombre, que por ese olvido me has perdido,
la naturaleza llora todos los días, y tú no te conmueves que te haya dejado.
Extraño es el amor que me has dado, una forma especial de amar,
son frases que les faltan palabras, y a las palabras les faltan vocales.
No me di cuenta a tiempo, que tú te alejaste de mí, como un reloj de arena,
inofensivo, discreto, bello, pero letal con el tiempo.
Ahora entiendo tu comportamiento, lo que era gracioso y divertido, no lo era, las imprudencias tampoco, ese irritante silencio tuyo, no era silencio,
las innumerables preguntas, y a cada momento, no era curiosidad, sino olvido.
Continuará…
Jorge J. Flores Durán 

Comentarios

  1. Anónimo7:11 a. m.

    Poesía y sutileza unidas no serán jamás vencidas
    Lo has demostrado
    Tu "saga" es muy valiosa como creatividad y...como medio facilitador del desarrollo personal...
    Abrazos
    luis

    ResponderEliminar
  2. Anónimo1:50 p. m.

    Feliz dia del libro!!!
    que los grandes de las letras sigan iluminando tu tarea
    Saludos
    Hernan

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por escribirme. Te responderé a la brevedad. Jorge J. Flores Durán

Entradas más populares de este blog

Toni Morrison

Charles Baudelaire … la carta suicida

Aleucse, o escuela al revés