Recuerdo y no recuerdo LXXVIII

El
A la fecha de hoy, has sido parte de mí, y a la fecha de hoy no eres más parte.
Comienzas a despedirte, instalando condiciones y exigencias, hechos propios de un contrato,
también buscas envolver el dolor, para contener un sufrimiento, y disimular una ruptura.
Nos quedan las palabras, pero no las puedo usar, me pides que las deje morir,
siento perder lo único verdadero que me va quedando,
para mí son, lo que es el viento para las aves.
Te vas, pero te llevas algo importante, mis palabras.
No impediré tu partida, no tengo la fuerza para hacerlo, porque la he perdido,
soy (a veces) una planta que espera el rocío en la mañana y después algo similar por las tardes.
Nadie merece el olvido, pero lo olvidan, no existe hombre que no haya sido amado, pero igualmente es olvidado.
Continuará…
Jorge J. Flores Durán


Comentarios

  1. Anónimo7:11 p. m.

    Yo no es olvidado quizás nunca eso no se puede decir no lo sabes sólo lo sabe la que lo recuerda en silencio y ha veces en silencio de ama más que publicándose es algo complicado más de lo que parece así que viva el amor

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por escribirme. Te responderé a la brevedad. Jorge J. Flores Durán

Entradas más populares de este blog

Toni Morrison

Aleucse, o escuela al revés

Charles Baudelaire … la carta suicida