Recuerdo y no recuerdo LXXIX

Ella
El dolor es un cincel, que golpea el pecho hasta dejar sangrando el corazón, y luego se retira para volver a comenzar,
yo he tratado de sacarte de sus consecuencias, de subirte desde las aguas oscuras del mar.
Es un intento para que veas, que la maldad en el mundo no es tan inmensa,
hay más generosidad, más alegría, más felicidad, más amor que odio.
Hay personas que nunca saldrán del sufrimiento, pues se acostumbraron a la desgracia,
de eso, debes cuidarte, siempre habrá más razones para salir, que quedarse.
¡Lucha tú, que eres más fuerte!, no escuches más, las palabras del fracaso, el dolor no es una meta, ni el sacrificio fuente de inspiración.
Reúnete con las sonrisas, con las carcajadas, los árboles cantarán tu canción.
El que camina se llena de paz, caminar es la verdadera sabiduría,
confío que encontrarás un nuevo amor, sólo abre tu corazón.
Continuará…
Jorge J. Flores Durán

Comentarios

  1. Anónimo5:44 p. m.

    Que hermoso mensaje ...

    ResponderEliminar
  2. Anónimo11:44 p. m.

    Buena prosa poética.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por escribirme. Te responderé a la brevedad. Jorge J. Flores Durán

Entradas más populares de este blog

Charles Baudelaire … la carta suicida

Aleucse, o escuela al revés

Toni Morrison