Recuerdo y no recuerdo LXXVI


El
Efímera silla, que recibes mis huesos, y me permites elucubrar, lo que muchos llamarán demencia,
silla, me das la posibilidad, de descifrar el manto de hilos de acero, que nos aplasta, quitándonos, la voz y el aliento.
El dolor es egoísta, solo te deja ver el tuyo, impide ver el dolor de los otros, no reconoce el sufrimiento en los demás.
Pensar que todo lo malo, o lo bueno, será siempre para nosotros,
es creer que estamos en la testa de lo hermoso, siempre.
Fatiga ser coherente, ordenar las palabras, dirigirlas en el sentido esperado,
cansa también, cuando se resisten y quedan reunidas, mirándose unas a las otras, sin saber que melodía acompañar.
Pienso en ti, sobre éste derrame de aciertos y aberraciones, reconforta saber que todos mis sentimientos, los conoces,
el amor es hermoso, pero no lo puede todo, se necesita un conector entre lo posible y la hermosura.
Dame, la misma oportunidad que tiene el sediento, que sus labios son humedecidos, antes del desmayo.
Continuará…
Jorge J. Flores Durán

Comentarios

  1. Anónimo9:29 a. m.

    Amigo Jorge
    No te veo hace tiempo ,pero sigo tus textos, aunque en la vorágine delas comunicaciones postmodernas entrelazadas con mis inminentes 86 años seme van los trenes y a menudo no alcanzo a contestar.
    No alcancé a decirte a tiempo que este jardín estuvo tratando de comunicarse con la areja que se escribe por tu intermedio.

    El jardín es invisible, pero existe.

    Allí, las naranja cantan al medio día y su color conduce el coro con la pura mirada .

    Las rosas son silenciosas,pero sus senti pensamientos son claros, comunicantes y traen el secreto de la verdadera amistad.

    Los poemas escritos vienen del surtidor cristalino y se alojan muy familiarmente en la parte más azul del cielo.

    El vuelo y la sombra se miran con esa profundidad tan cercana al tiempo como para hacerlo detenerse en son de aprender.

    El tiempo envío un mensaje a su amada eternidad.

    Ella,comprensiva, le obsequió aquel instante capaz de moverse y permanecer en meditación en las inmediaciones del absoluto.

    Las sonrisas de los artistaa convierten la sombra en pétalos de aurora y los límites en abrazos donde las almas se encarnan con la más absoluta de las confianzas y también propician el gran encuentro en que los pájaros y las mariposas intercambian el yo.
    ,pr
    El Jardín es invisible,pero se lo siente en las nubes más clarividentes.

    Abrazos

    luchow

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Luis.

      Yo también sigo tus textos, son asombrosos y delicados. Escribir, es parte del Ser que somos actualmente, pero leer es harina de otro costal; las palabras, lentamente se muestran en nuestros ojos, forzar éste acto es negar la libertad de las personas.

      Un abrazo

      buen poema, gracias

      Eliminar
    2. Anónimo9:42 a. m.

      Tienes toda las razón . Yo estoy siempre obligado a reprimirme la orientación a forzar una conducta más intrusiva, la de insistir en que los otros escriban
      Abrazo inmenso
      luchow

      Eliminar
  2. Anónimo9:37 a. m.

    Guau, qué hermoso...

    ResponderEliminar
  3. Anónimo10:18 p. m.

    Soñador, y trizte

    ResponderEliminar
  4. Anónimo10:22 p. m.

    Sí es , muy hermoso , maravilloso , pero es trizte, cómo, dije y a la vez, muy soñador , como lo qué existe en la , Menté dé un gran poeta

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por escribirme. Te responderé a la brevedad. Jorge J. Flores Durán

Entradas más populares de este blog

Charles Baudelaire … la carta suicida

Toni Morrison

Aleucse, o escuela al revés