Recuerdo y no recuerdo LXXI

Ella
Cómo puedes hablar de tristeza, si ni siquiera, la tristeza te entristece.
Hay cosas de las cuales, no se puede hablar, y punto.
No se trata de falta de conocimiento, sino, de la discreción de los sentidos,
conocer las palabras, no autoriza a esparcirlas inesperadamente;
ellas, las palabras, son lápices en un estuche, se van sacando, a medida que las aprecies,
luego, se guardan y se saca otra de otro color, así se forman las frases,
y el escribano sonríe, a lo largo del papel, los lectores sonríen, en el suspiro y en la exhalación.
El amor y el odio, están en cada lado de una puerta, ambas pueden aplastar,
dependiendo del lado, que vas a entrar o salir.
Hay cosas de las cuales un hombre debe saber, y si no lo sabe, puede perder lo que ama.
Continuará…
Jorge J. Flores Durán

Comentarios

  1. Anónimo11:03 p. m.

    muy bonito

    ResponderEliminar
  2. Anónimo8:50 a. m.

    COMO PUEDES HABLAR DE TRISTEZA..... EXCELENTE¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  3. Anónimo8:53 a. m.

    Es la verdad lo qué dice pero para personas muy inlectuales da para pensar con mucha inteligencia

    ResponderEliminar
  4. Anónimo8:54 a. m.

    Hola Jorge
    ¡Demasiado hermoso!,¡bellísimo!
    cariñosos saludos

    ResponderEliminar
  5. Anónimo8:56 a. m.

    Hola Jorge. Gracias por tus poemas. Espero estés bien
    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Anónimo11:57 p. m.

    Hola, Jorge, qué hermoso poema!!! Gracias.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por escribirme. Te responderé a la brevedad. Jorge J. Flores Durán

Entradas más populares de este blog

Charles Baudelaire … la carta suicida

Toni Morrison

Aleucse, o escuela al revés