Recuerdo y no recuerdo LXVIII

El
Miro las palmas de mis manos, y veo la misma palidez, que se encuentran en los libros con arresto bibliotecario.
Esos libros nunca saldrán en libertad, solo esperan, la visita dominical.
A la pregunta. ¿Qué escondo entre manos?, respondo lo acostumbrado: tu corazón,
lo escondo del viento, de mis egoísmos, lo escondo de los infortunios,
del hambre de otros, sobre todo, lo escondo de mi ignorancia para amar.
He perdido algo en todo este tiempo, un puente, entre lo más profundo de mi ser y lo que llamamos realidad,
Puedo ver, hablar, escuchar, oler, tocar, y sentir, y no logro darme a entender.
soy un ruido sin sonido, una lágrima sin agua, un beso sin labios, un adiós sin pañuelo.
Si me miro tanto las palmas de las manos, es para darme comprensión y fuerza,
Hay que ser fuerte en este mundo donde la verdad es más importante que las personas.
Continuará…
Jorge J. Flores Durán

Comentarios

  1. Anónimo11:22 p. m.

    La verdad es que el cielo se llena de humo y tal vez eso sea lo que le impide ver....

    ResponderEliminar
  2. Anónimo6:59 a. m.

    Un tracitar pausado de la 2a. lectura me regaló el sabor a esperar ese continuará... Buena pluma JJFD.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo2:13 p. m.


    Cierto Jorge, poeta doble canto, dar y recibir amor,hay que tener Coraje para existir ...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por escribirme. Te responderé a la brevedad. Jorge J. Flores Durán

Entradas más populares de este blog

Toni Morrison

Aleucse, o escuela al revés

Charles Baudelaire … la carta suicida