Recuerdo y no recuerdo LXVII

Ella
Ser, que por ser no es. Sólo morando el mundo se es,
y ese hombre vivirá sin nacer.
Me amaste, pero no quisiste habitar mi vida,
me amaste sobre un papel, o si prefieres me dibujaste en tu existencia,
las personas conversan, se encantan, se desencantan, ríen, silban,
no permanecen, quietas o mudas, esas se llaman estatuas y están en los jardines.
Una forma de no amar es amar con demasía sin medir consecuencias,
sin preparar la despedida, pues en algún momento llegará.
Me amaste sin decirme que un día partirás y de la peor forma,
quedándote frente a mí, sin saber si estás o no estás.
Continuará…
Jorge J. Flores Durán

Comentarios

  1. Anónimo7:17 p. m.

    si bien pense en tomarme un te al leerlo me gusto el ritmo que tomo

    ResponderEliminar
  2. Anónimo7:19 p. m.

    "To be or not to be..." el adiós de Dulcinea puede también no ser muy dulce

    ResponderEliminar
  3. Anónimo7:21 p. m.

    Muy bien Jorge

    ResponderEliminar
  4. Anónimo10:18 p. m.

    BELLLAS .LETRAS !! POETA

    ResponderEliminar
  5. Anónimo9:49 p. m.

    Amigo
    Estás escribiendo un texto realmente notable​.

    Viéndolo desde mi jerga y orientación del momento, integrando , dialectizando haciendo conversar lo poético y lo filosófico y lo cotidiano y lo poét¡co-filosófico

    Tuve una sensación de sincronía al leer lo tuyo con lo que leí anoche de un hindú, inesperadamente lúcido

    Abrazos
    luis

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por escribirme. Te responderé a la brevedad. Jorge J. Flores Durán

Entradas más populares de este blog

Charles Baudelaire … la carta suicida

Toni Morrison

Aleucse, o escuela al revés