Recuerdo y no recuerdo LVII

Ella
Tener un amor escondido y envuelto de explicaciones,
es sinónimo de egoísmo, de herida.
Necesito tus brazos ¿Sabes para qué? Para llorar,
me he enfermado de ti, y no puedo sanarme sin ti,
eres la enfermedad y la sanación, la moneda,
la cárcel y la salida, eres mi vida y mi confusión.
El agresor daña con su violencia, eso lo sabemos las mujeres,
existen también, los que esconden y disimulan el daño,
nos damos cuenta cuando su ira penetra nuestros huesos.
Debes decir mi nombre para detenerme, mi nombre.
Continuará…
Jorge J. Flores Durán

Comentarios

Publicar un comentario

Gracias por escribirme. Te responderé a la brevedad. Jorge J. Flores Durán

Entradas más populares de este blog

Charles Baudelaire … la carta suicida

Recuerdo y no recuerdo C

Recuerdo y no recuerdo XCVII