Recuerdo y no recuerdo LVI

El
Siento que algo debo saber. Es un presentimiento, un ruido en la oscuridad,
está en mi corazón, es de indescriptible tristeza, es un sollozo, indeseado.
Me preparo para recibir una decisión que por dulce que aparezca, es un acometido final.
Trato de revisar mi vida hojeando cuadernos desgastados,
y emergen pueriles dibujos, trazos sin dirección, laberintos de letras,
y el camino del encuentro se desvanece.
No puedo resistir sólo con un ramo de rosas en las manos, o con una sonrisa dadivosa,
porque carta sin destino se devuelve amor que no llega se pierde.
El olvido es una despedida prematura sin que nadie la advierta a tiempo,
no tiene lágrimas sino mofa, se ausentan los pañuelos y se llena de silencio.
Continuará….
Jorge J. Flores Durán

Comentarios

  1. Anónimo1:58 p. m.

    Hermosa tu composición, espero la tristeza se halla ido y hayas continuado con tus bellas palabras

    ResponderEliminar
  2. Anónimo2:19 p. m.

    Qué continúe

    ResponderEliminar
  3. Anónimo8:13 p. m.

    hay silencios y "silencios"....ese puede ser un gran silencio

    ResponderEliminar
  4. Anónimo8:03 a. m.

    Tu sentipensamiento... llevando a cabo la alquimia de idea y sentimiento bien dialogadas entre sí.
    Sigo parasitando un celular , pero queda pendiente intentar una devolución , una rima de sentido...
    Abrazos
    luis

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por escribirme. Te responderé a la brevedad. Jorge J. Flores Durán

Entradas más populares de este blog

Toni Morrison

Aleucse, o escuela al revés

Charles Baudelaire … la carta suicida