Recuerdo y no recuerdo LV


Ella.
A estas alturas las cartas están extendidas sobre la mesa, como ciudades sobre el territorio.
Te observo con el silencio entre mis manos y reconozco tu sonrisa admirable y generosa,
también el egoísmo de tu cuerpo al jugar a la compasión.
De que nos sirvió ser los mejores de la clase y de los bueno augurios de los cercanos,
si no podemos hablar y el tiempo se despide del reloj,
el cuerpo muere antes del amor y el amor sufre de amor,
¿Quién podrá vivir para sufrir? Tristes son mis conjeturas al mirar por la ventana,
y escuchar la vida sonreír, y ver a las personas pasear por los jardines una y otra vez.
Siento miedo para decir lo que debo decirte, ambos sabemos cuán poderosas son las palabras,
podré retardar el mensaje, pero un día lo sabrás.
Continuará….

Jorge J. Flores Durán

Comentarios

  1. Anónimo1:59 p. m.

    Recien he lei tu poema Recuerdo y no Recuerdo
    Muy hermoso espero que algun dia nos veamos, y hablemos de tus poemas

    ResponderEliminar
  2. Anónimo5:24 p. m.

    Hace mucho que no te leo, Jorge, por exceso de trabajo.
    Muy bueno. ¿Cómo estás?

    ResponderEliminar
  3. Anónimo5:27 p. m.

    Gracias Jorge!!!
    Es verdad, tarde o temprano se sabrá!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por escribirme. Te responderé a la brevedad. Jorge J. Flores Durán

Entradas más populares de este blog

Toni Morrison

Aleucse, o escuela al revés

Charles Baudelaire … la carta suicida