Recuerdo y no recuerdo XLIX

Ella
Las cartas sobre la mesa  es la mejor forma de hablar
sin un vidrio entre nuestras caras o desde una camilla.
Habla, saca lo que está dentro de ti, despierta de ese sueño prolongado.
Para pedir hay que pedir, y yo lo hago, necesito saber lo que ocultas,
será algo que te hace daño, será  inmenso porque no lo puedes mostrar,
¿No tienes las fuerzas para reconocerlo?, ¿Qué pasa? ¿Has conocido la traición?
Qué lejos te siento y puedo tocar tus manos, puedo aceptar tú mirada
que se desplaza de un lugar a otro sin detenerse, lo puedo aceptar,
pero necesito sentirme amada como todo ser vivo
en vez de estar sentada en una silla y esperar y espera.
Continuará…..
Jorge J. Flores Durán

Comentarios

  1. Anónimo2:41 p. m.

    Que bien. Sacar todo fuera para que nazcan cosas nuevas nuevas nuevas
    Gracias
    Vero G.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por escribirme. Te responderé a la brevedad. Jorge J. Flores Durán

Entradas más populares de este blog

Toni Morrison

Aleucse, o escuela al revés

Charles Baudelaire … la carta suicida