Recuerdo y no recuerdo LII


El
Si tú vivieras en los libros, más que en mi corazón, ya recordaría tu nombre,
en cambio quien va una feria, recuerda a las cerezas, el olor a cilantro y a orégano,
cuando las acerca al rostro y las prueba, no olvidará sus nombres,
son las dudas del olvido, son las dudas del indefenso,
son las dudas de un convaleciente cubierto de un mosquitero,
son las dudas del escribano frente a las silabas perdidas en la hoja.
Para mentir, necesitas de toda tu inteligencia, y para decir la verdad sólo tu corazón,
a pesar del esfuerzo de las palabras para esconder los sentimientos del alma,
no se puede borrar lo que con amor se escribió, ¡Créeme¡, no recuerdo tu nombre,
lo debo haber he escrito en todas partes. Ya encontraré el camino del recuerdo.
Continuará…
Jorge J. Flores Durán


Comentarios

  1. Anónimo1:59 p. m.

    Hola, amigo
    El olvido...tema muy presente con el rodar impasible de los años
    Mo me olvidaré de enviarte alguna reacción antes de quedar descontextualizado
    Un abrazo
    luis

    ResponderEliminar
  2. Anónimo7:31 p. m.

    Cómo es eso. Si vivieras en los libros recordaría tu nombre y después dices debo haberlo escrito en todas partes y por eso no lo recuerdo. Me quedó grande. Atte

    ResponderEliminar
  3. Anónimo7:39 p. m.

    Hola Jorge, gracias por tu poema. En especial me gusto la siguiente frase “Para mentir, necesitas de toda tu inteligencia, y para decir la verdad sólo tu corazón”. Que poco conscientes somos de ello.


    Buen fin de semana

    ResponderEliminar
  4. Anónimo4:01 p. m.

    Lástima que seas mera coincidencia...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por escribirme. Te responderé a la brevedad. Jorge J. Flores Durán

Entradas más populares de este blog

Charles Baudelaire … la carta suicida

Toni Morrison

Aleucse, o escuela al revés