Recuerdo y no recuerdo XXXIX


Ella
Vivir sin culpa, sin remordimiento, vivir lozanamente es lo que ofrezco
así lo hacen también las personas que regresan en un bus a sus hogares
y la ciudad les recuerda lo triste que es nacer en un mundo placebo
obsequian la sonrisa de alimento en vez de las mustias verdades recogidas en la jornada
son pequeños gestos de inteligencia y belleza opacados por ocultos intereses
o de comedores del alma humana, o del rigor ensordecedor, o del lamento, o del castigo.
Tú has sido mutado por éter del conocimiento y tus hombros no lo pueden soportar
tal contrariedad te debilita te hace cogitar emblemas carmesí y de añil,
los cuales al flamear te alejan sin considerar promesas, anhelos, deseos.
si hay algo que debemos perdonar yo lo podré entender, estoy aquí, estoy aquí, esperando.
Continuará….
Jorge J. Flores Durán

Comentarios

Publicar un comentario

Gracias por escribirme. Te responderé a la brevedad. Jorge J. Flores Durán

Entradas más populares de este blog

Charles Baudelaire … la carta suicida

Toni Morrison

Aleucse, o escuela al revés