Recuerdo y no recuerdo XLII


El
En un cine epiceno alguien sale de la sala sin motivo conocido
la linterna pregunta quién se ha retirado de improviso y descortésmente
la luz se dirige por debajo de las butacas por los rincones y hacia el cielo
encontrando lamentos, susurros, quejumbres y algunas lágrimas en el suelo,
sin lograr identificar a la persona requerida y sufriente.
El hombre mira a la mujer a los ojos para obtener su sonrisa
guardándolas en el corazón acto conocido como dulce egoísmo,
es la abreviación del recorrido pedestre por las veredas de hormigón
buscando un escaño para depositar los besos y las promesas.
¡Ay, ay! Porqué siento tanto dolor en el alma, siento tanto dolor, en el alma.
Continuará….
Jorge J. Flores Durán

Comentarios

  1. Anónimo12:08 p. m.

    Rayos ... bien

    ResponderEliminar
  2. Anónimo5:12 p. m.

    Recuerdo y no recuerdo XLII

    LW
    Luis Weinstein


    Responder|
    dom 24/07
    Usted
    Gracias, amigo
    Con un gran abrazo te envío mis palabras espontáneas, al pie de ia
    lectura, sin corregir
    Abrazos
    luis

    A veces alguien sale del tiempo .

    Se lo busca en las sincronías.

    Se iluminan los más obstinados agujeros negros

    Se acude a quienes tienen mejor sintonía con los muertos.

    Entonces:

    El Dios del silencio pone un dedo en los labios ,mientras en la más
    hirsuta de las selvas el primer beso largo, espeso, de una planta y
    un animal es saludado por un inmenso coro de pájaros ,conducido por
    alguien que ,sin avisar ,suele salirse del tiempo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por escribirme. Te responderé a la brevedad. Jorge J. Flores Durán

Entradas más populares de este blog

Toni Morrison

Aleucse, o escuela al revés

Charles Baudelaire … la carta suicida