Recuerdo y no recuerdo XXXVII


Ella
Tu no has perdido nada. Nada en absoluto, nada, nada.
Mas pierden los días al sentir el desosiego, la imprudencia, la cobardía,
mas pierden al sentir, al ver, los hombres extraviarse en su conocimiento,
un conocimiento estático, ajado, muchas veces inefable, -ellos-
intentan, intentan, resucitar como un acto de sabiduría, de elegancia -a veces-,
y finalmente terminan donde terminan todas las olas, todas, todas, las olas.
Ir por lo que te pertenece es un acto de la razón
es parte integrante del impulso de luchar inquiriendo la felicidad
y por todo aquello por lo cual besamos y besamos y besamos y besamos.
¡No te desanime nunca!, nunca, nunca. Los días terminan y vuelven amanecer.
Continuará….
Jorge J. Flores Durán

Comentarios

  1. Anónimo10:02 p. m.

    Precioso Jorge, precioso 🌿
    Me encantó lo de las olas 🙏

    ResponderEliminar
  2. Anónimo11:37 a. m.

    Es volver a empezar

    ResponderEliminar
  3. Anónimo7:27 a. m.

    Me encantan tu escritos m reconfortan el alma t felicito

    ResponderEliminar
  4. Anónimo12:32 a. m.

    Bellas palabras

    ResponderEliminar
  5. Anónimo12:34 a. m.

    La grandeza de tus versos engalanan nuestra casa!!
    felicitaciones por tu maravillosa creación!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por escribirme. Te responderé a la brevedad. Jorge J. Flores Durán

Entradas más populares de este blog

Charles Baudelaire … la carta suicida

Toni Morrison

Aleucse, o escuela al revés