Recuerdo y no recuerdo XXXIII


 
Ella.
Los que tuvieron todo en la vida querrán tenerlo todo en la muerte,
si hay algo que no se termina de llenar es la ambición,
la hambruna en cambio se acaba cuando se muere el hambriento. 
¿Te acuerdas de estas palabras?
Salieron de tu boca en una tarde que estabas dolido, 
y te frotabas las manos con desazón por no hacer nada.
Ahora tienes la oportunidad de cambiar, lo debes hacer por ti.
¿Dime es tan difícil dar un beso, dar la mano, sonreír?.
El dolor es pasajero porque puede llegar otro mayor, 
estas palabras me pertenecen y salen de mi boca.
Continuará…
Jorge J. Flores Durán
 

Comentarios

  1. Anónimo9:50 p. m.

    Hay algo tan fuerte en la voz de ella. Me pregunto a veces si el él o el ella son personas...
    la penúltima línea me parece familiar...

    ResponderEliminar
  2. Anónimo9:51 p. m.

    Una excepcional reflecxion

    ResponderEliminar
  3. Anónimo11:05 a. m.

    Gracias, Jorge

    Me llega profundo lo tangible y lo elusivo de tu texto.
    Al leerlo me nació este pariente muy, muy lejano
    Abrazos
    luchow

    ResponderEliminar
  4. Anónimo1:07 p. m.

    Si hay algo que no se termina de llenar es la ambición ...saludos poeta

    ResponderEliminar
  5. Anónimo1:40 p. m.

    Muy agradable.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo11:09 p. m.

    Gran verdad!!
    versos cargados de conciencia social!
    Felicitaciones! !!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por escribirme. Te responderé a la brevedad. Jorge J. Flores Durán

Entradas más populares de este blog

Toni Morrison

Aleucse, o escuela al revés

Charles Baudelaire … la carta suicida