Recuerdo y no recuerdo XXVII



Ella
De diez árboles uno no da sombra y es suficientemente para llorar
de diez bosques uno no da sombra y nos tendremos que marchar.
Si no te anuncias los versos se harán realidad, y la conjura que nos circunda
se mostrará emulando a una sonrisa llena de vileza.
Pedir, solicitar, esgrimir palabra usadas por quién no conoce la espera, lo terrible de esperar.
Te he dicho que creceré junto a ti hasta el fin ¿Qué más necesitas saber?
Ahora todo depende de ti si bien es una gran responsabilidad es inequívoca también
cogito entre el llanto y el desconsuelo que quizás tú has buscado esto ¿Pero cómo?
Nunca fuiste un manipulador eres una hoja abierta de un cuaderno donde todos te puede leer,
tus ojos dicen algo por favor replícalo con los labios pero no conjugues el verbo abandonar.
Continuará
Jorge J. Flores Durán.



                                                           

Comentarios

  1. Anónimo6:26 a. m.

    Hola Jorge
    ¡Es demasiado hermoso, lleno de sentimientos que nos hacen pensar como es el verdadero amor! Siendo así no se debe esperar ni dudar solo decidir lo que el corazón dice.
    cariñosos saludos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por escribirme. Te responderé a la brevedad. Jorge J. Flores Durán

Entradas más populares de este blog

Toni Morrison

Aleucse, o escuela al revés

Charles Baudelaire … la carta suicida