Recuerdo y no recuerdo XXVI



Ella
Sí necesitas fuerza la tendrás que sacar de ti mismo así lo haría por ejemplo una naranja
al encontrar lo mejor de ella en su interior de ahí debes sacar la energía que imploras.
No creo que olvidaste cuando por poco te ahogas en el mar en aquel invierno,
las olas te llevaban una y otra vez a los roquedales porque nadabas sin dirección
hasta que encontraste la salida al esperar que la furia del mar cesara
dulcemente luego llegaste a la orilla de la playa y me abrazaste y me abrazaste.
Has tenido la experiencia de morir y perderme en el mismo segundo
no dejes que eso haya sido un ensayo general de nuestra despedida
si ya una vez tus brazos fuertes cruzaron olas y olas en busca de los míos
porque no lo repites nuevamente y así nos uniremos eternamente en un mismo beso.
Continuará….

Jorge J. Flores Durán

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Charles Baudelaire … la carta suicida

Toni Morrison

Aleucse, o escuela al revés