Recuerdo y no recuerdo XXIX



Ella
Como tantos hombres tú también has estado en el precipicio de la duda
seguir el curso natural de las aguas o girar en busca de lo nuevo
estás en la edad correcta de la decisión no te faltan años no te sobran
es el momento de la vida cuando los pies se desprenden de la tierra
y tu serás responsable dónde dejarlos per saecula saeculorum.
Promesas triviales que por el mundo se repiten al alba y en la calígine de la noche,
¿Cuántas cosas hay en la vida de una mujer?
Bebe el agua de las mañanas y me entenderás que sin ella no se pude vivir,
que tu silencio no cierre la última puerta entre nosotros
con o sin palabras no siembres en mí la huida, la salida.
Continuará
Jorge J. Flores Durán


Comentarios

  1. Anónimo10:31 p. m.

    quien pudierà cambiar la vida, pero cada cosa es asì y camvios no yat,

    ResponderEliminar
  2. Anónimo12:15 p. m.

    Hola Jorge
    Bellísimo! no hay nada más bello que la sonrisa de esta mujer tan especia en sus palabras! A quien no se le ha valorizado su bondad, su amor que lleva en su corazón tan desilusionado, su amor lleno de esperanzas, a la espera de un cambio que podría ser posible….. pero que él tan ciego no lo siente ni lo ve con su egoísmo y su miedo a un cambio.
    Cariñosos saludos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por escribirme. Te responderé a la brevedad. Jorge J. Flores Durán

Entradas más populares de este blog

Charles Baudelaire … la carta suicida

Toni Morrison

Aleucse, o escuela al revés