Recuerdo y no recuerdo XXIV



Ella
Mi corazón pide que permitas que te recupere
grande es el amor por ti para que se apague y se pierda
es una súplica  sacada del tesoro del Romanticismo,
y en libros tormentosos que nos robaron el presente
déjame demostrar que puedo amarte y asentir mis promesas.
Melancolía, nostalgia, palabras existentes en textos decimonónicos
y en sórdidos simposios fueron excluidas y las remplazamos
por silencio, silencios unilaterales, silencios aterradores.
Auxíliame, ayúdame para amarte sin tristeza
solo debes decir la palabra, la palabra que nunca debieras olvidar.
Continuará…

Jorge J. Flores Durán

Comentarios

Publicar un comentario

Gracias por escribirme. Te responderé a la brevedad. Jorge J. Flores Durán

Entradas más populares de este blog

Charles Baudelaire … la carta suicida

Toni Morrison

Aleucse, o escuela al revés