Recuerdo y no recuerdo XXII



Ella
Comenzar la vida adulta y terminarla abruptamente son las opciones que ofreces
más generosa es una moneda que por mezquina que sea volverá a tus pies.
Buscas darme un dolor eterno hacerme sentir el desamparo o la compasión
eso podrá ser para rostros canos los que temen mirar lejos de sus ventanas.
No dejes jugar las palabras sobre el hielo luego no podrás liarlas se adormecerán
no pido mucho en las tardes ni en las mañanas tampoco por las noches
te pido que hables que susurres que aúlles… que regreses.
No te puedo dejar, mi corazón se ata al tuyo uniendo sus latidos quisiera decirte para siempre
pero mi mente comienza alejarse por consejos del mismo corazón quisiera decirte que no lo escucho.
Reza, niega, enfurécete, ¡Has algo! Mueve tus labios para entregarme un beso, un beso, sólo uno.
continuará....
Jorge J. Flores Durán

Comentarios

  1. Anónimo10:41 a. m.

    Jorge, gracias por tus relatos

    ResponderEliminar
  2. Anónimo10:46 a. m.

    Carmen Carrasco Mi alma sólo sabe volar...ayudame aterrizar.... Para perder el miedo de colocar los pies en la tierra...y coger tu mano para caminar al lado tuyo ....por que no puedo dejar de amarte....te besa con la sangre...y de paso ocupa toda el alma ...entregando por completo mi cuerpo...y que sea lo que Dios quiera....te amo...y es en serio....

    ResponderEliminar
  3. Anónimo11:13 a. m.

    Hola,Jorge
    Siempre con las riendas en la sutileza.
    Sugiriendo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por escribirme. Te responderé a la brevedad. Jorge J. Flores Durán

Entradas más populares de este blog

Toni Morrison

Aleucse, o escuela al revés

Charles Baudelaire … la carta suicida