Recuerdo y no recuerdo XX


Ella
La libertad de los hombres la quieren todos
para someterlos para enclaustrarlos para someterlos
si no están alerta los dejaran al interior de una botella a la suerte del mar.
Cuántas veces habrás leído textos similares pero nunca pensaste
que seríamos uno de ellos que navegaríamos sin rumbo, sin razón.
Levántate, emigra, no te quedes como héroe, ya hay muchos de papel y de cristal
ellos no pueden besar ni amar solo saludan en altamar.
A mí no me queda más fuerza para nadar entre olas enlutadas
te quiero aquí en tierra firme conviértete para mí en un Old Tjikko.
Sigue llorando en mis brazos que las lágrimas de amor solo humedecen el corazón.
Continuará…
Jorge J. Flores Durán

Comentarios

Publicar un comentario

Gracias por escribirme. Te responderé a la brevedad. Jorge J. Flores Durán

Entradas más populares de este blog

Toni Morrison

Aleucse, o escuela al revés

Charles Baudelaire … la carta suicida