Recuerdo y no recuerdo XIX

El
En una familia numerosa  nadie tiene opinión todos hablan y nadie escucha
así crecí y así llegué a los libros en busca de sus silencios y de la comprensión
me fui introduciendo en ellos buscando lo particular y los espacios para hablar  pensar.
¡Sólo me bastó volver a verte ya como una joven para enamórame de ti!
Al parecer pedir mucho en la vida y tan reiteradamente se consigue lo contrario
mi corazón siente que estás muy cerca pero mis ojos te niegan
tomo con fuerza el quepis que me regalaste para que me des la señal definitiva
para encontrarte y explicarte y pedir perdón por esta ausencia presente mía
yo tengo que estar contigo sin ti volveré a la bulla y a la intolerancia
¡Qué alguien me ayude ¡ ¿Dónde estás? Dónde, dónde.
Continuará…..

Jorge J. Flores Durán 

Comentarios

  1. Anónimo7:14 a. m.

    Jorge buena narrativa. Le felicito.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo10:12 p. m.

    Muy buen poema, Jorge. Me encantó.
    Saludos,

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por escribirme. Te responderé a la brevedad. Jorge J. Flores Durán

Entradas más populares de este blog

Charles Baudelaire … la carta suicida

Toni Morrison

Aleucse, o escuela al revés