Recuerdo y no recuerdo XVII



El
Que más quisiera yo  conocer la salida a este laberinto
no es un juego o una aventura o un susto pueril
es una suerte de degradación del honor al ser  privado de mi Ser.
¿Por qué dos personas no pueden tener una solución?
A algo que les concierne y los acerca y los aleja en una misma escena.
Quiero decirte que deseo salir de esta posición que me encuentro
quién  podrá negarse a estar en tus brazos y recibir las miradas más bellas
que un hombre pueda desear en un acto de sinceridad cerca de su fractura.
Si alguien quiere castigarme debe sentirse saciado mísera alma egoísta perturbada.
Voy a luchar por ti, créeme voy a luchar por ti, volveré a tus brazos.
Continuará….

Jorge J. Flores Durán

Comentarios

  1. Anónimo7:40 p. m.

    No te rindas! Muy bueno! Esperamos la continuacion! Gran abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Anónimo8:50 p. m.

    Que lindo !

    ResponderEliminar
  3. Anónimo8:51 p. m.

    Gracias Jorge!
    a puro luchar!!!

    ResponderEliminar
  4. Anónimo10:21 a. m.

    Hola Jorge
    Bellísimo!, lleno de optimismo, donde hay fuerzas en el corazón para no rendirse sino seguir luchando en busca de ese amor que espera.
    cariñosos saludos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por escribirme. Te responderé a la brevedad. Jorge J. Flores Durán

Entradas más populares de este blog

Toni Morrison

Aleucse, o escuela al revés

Charles Baudelaire … la carta suicida