Recuerdo y no recuerdo XVI


Ella
Al mirar tus ojos intuyo que pides ayuda. Es la misma mirada
cuando pedías una caricia, un regaloneo, unos besos no merecidos,
si no te ayudo es porque yo no lo puedo hacer, no basta querer para ayudar.
¡Somos jóvenes!, Tanto saltimbanqui ha escrito sobre sus virtudes y propiedades
porque nosotros vamos a ser distintos, tenemos tiempo tenemos tanto que entregar
no nos dejemos vencer por el conocimiento delos privilegiados
que callan más de lo que deberían, simulando a la sabiduría.
Hagamos un trato, uniremos nuestras fuerzas y ambos recordaremos
tú lo hermoso yo la tristeza, tú lo alegre yo la desilusión
tú las caricias y yo inevitablemente el deseo y la pasión
Continuará....

Jorge J. Flores Durán

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Charles Baudelaire … la carta suicida

Toni Morrison

Aleucse, o escuela al revés