Entradas

Mostrando las entradas de abril 18, 2015

Cerré sus ojos para siempre

Mi padre agonizó entre dos sabanas
como una misiva dentro de un sobre
su mano se aferró a la mía
evacuado los últimos respiros.

Sin dolor y sin prisa lo vestí
lo deje en las maderas del descanso,
siendo la última acción a su cuerpo tibio
y cerré sus ojos para siempre.

Ya habrá tiempo para las lágrimas y el reposo
ahora a organizar su despedida
de la forma contraria a una fiesta
todos estaremos preparados.

Le diremos a las aves que regresen  al norte
porque mi padre  ya camino a sus tierras
a encontrarse con lo que siempre fue suyo
los silencios, el sol y la sonrisa.
Jorge J. Flores Durán