Recuerdo y no recuerdo VII


(El)
Yo crecí observando a mis progenitores sin poder hablarse ni mirarse
hasta que uno de ellos se marchó del hogar.
Siempre he querido amar hasta morir para demostrarle al mundo
que el amor no puede fallecer. Así lo dicen los libros esos que tanto he leído.
Cuando te vi en el Parque supe de inmediato en qué libro aparecias,
en qué párrafo estaba tu nombre y dónde nos daríamos el primer beso.
He olvidado el título del libro y su  Editorial
y cuando entro a mi biblioteca hoy crecida en volumen, busco y busco ese libro
para saber tu nombre y poder llamarte e invitarte a dar un paseo.
Si me ves tócame, dime algo al oído y si lo deseas dame un beso.
Continuará….
Jorge J. Flores Durán.

Comentarios

  1. Anónimo2:20 p. m.

    Que bonito

    ResponderEliminar
  2. Anónimo3:37 p. m.

    Hermoso,estaré pendiente a la 2da parte.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo9:45 a. m.

    Hola Jorge
    Bellísimo!, demasiado hermoso!
    cariñosos saludos

    ResponderEliminar
  4. Anónimo9:46 a. m.

    Estupendo..gracias

    ResponderEliminar
  5. Anónimo9:47 a. m.

    Jorge:
    En el 5° verso dice .... supe en que libro aprecias
    Debería decir ¿supe en que libro aparecías?
    Atte,

    ResponderEliminar
  6. Anónimo9:48 a. m.

    Muy bonito!

    ResponderEliminar
  7. Anónimo9:50 a. m.

    Hola Jorge. Gracias por tus poemas historias
    Buen fin de semana
    Solange

    ResponderEliminar
  8. Anónimo1:22 p. m.

    ¿Cómo pensar y sentir por ella?Yo , no lo sé, es la esencia de mi ser, por eso clamo por ella.¿una duda? yo no lo se. Ni tengo la llave para ello.¿Y tú? Alejandro, travieso.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por escribirme. Te responderé a la brevedad. Jorge J. Flores Durán

Entradas más populares de este blog

Toni Morrison

Aleucse, o escuela al revés

Charles Baudelaire … la carta suicida