Le pido que me mire a los ojos


Todos hemos aprendido algo en estos años
de las escuelas vacías y sin pupitres
de los desvelos, de las añoranzas
del frío matinal y de las sonrisas discretas.

Hay algo que no puedo describir,
es por eso que le pido que me mire a los ojos
y  lo comente al oído sin ningún compromiso
sin la obligación del arrullo  o del entendimiento.

Insistimos en el abuso del verso para el petitorio
de lo inconcebible, de lo profano, de lo singular
mientras nos sustraen el corazón en cada esquina
nos restringen  el  deseo y la ambrosía.

Qué vamos hacer con tanta noche sobre el mar
es por eso que le pido que me mire a los ojos
y lo comente al oído sin ningún compromiso
sin la obligación del arrullo  o del entendimiento.


Jorge J. Flores Durán

Comentarios

  1. Anónimo11:52 p. m.

    Puro.Profundo.Intenso.Genial Jorge!

    ResponderEliminar
  2. Anónimo12:01 p. m.

    Hola Jorge
    ¡Hermosísimo y muy emotivo! simplemente ese deseo de que mire a los ojos ya implica dulzura, los ojos ya cumplen un papel de endulzar, los ojos hablan y dicen mucho cuando las palabras faltan.
    cariñosos saludos

    ResponderEliminar
  3. Anónimo12:02 p. m.

    Lindos versos, buen ritmo...me gustó mucho...

    ResponderEliminar
  4. Anónimo12:48 p. m.

    MUY BUENO !!

    ResponderEliminar
  5. Anónimo9:14 a. m.

    Buena perspectiva. Una vez más...me encanta leerte.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo11:40 a. m.

    Tan bello como doloroso, Jorge.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo11:22 p. m.

    Me encanta su estilo Poeta.En lo personal me infunde agrado y dulzura, es como cuando uno prepara un plato con delicadeza y afán y cada uno de los que se sientan a la mesa dicen: .."que delicia , se nota que está hecho con mucha dedicación...." Yo digo "con creatividad de amor ".Eso son sus poemas para mi.
    Gracias Jorge

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por escribirme. Te responderé a la brevedad. Jorge J. Flores Durán

Entradas más populares de este blog

Toni Morrison

Aleucse, o escuela al revés

Charles Baudelaire … la carta suicida