La costumbre del corazón


Lo sucedido sucedió, así suceden las cosas. 
Sólo las olas vuelven atrás por mas lejos que sea su huida
volverán a estallar sin importar la diáspora amanecida 
el tiempo, el trajín o quién haya esperado por ellas.

En cambio sus ojos un día no me miraron mas
no hay orilla que espere tanto
ni mar que restituya  lo que partió sin un adiós
sin un desaire menos con una razón.

Muchas palabras se juntan y se desjuntan 
en el juego de la expresión situando el dictamen.
¡Y si esto fuera un juego! ... y si fuera un juego
¿Qué juego sería?, ¿Qué juego será?.

No cabe duda que el hombre que regresa va hacia atrás 
son las cosas que la vida explica sin explicación
Yo esperaré sus ojos en otro lugar es la costumbre del corazón 
de quién entiende que no puede, no puede volver atrás.

Jorge J. Flores Durán.

Comentarios

  1. Anónimo8:47 p. m.

    Gracias , Jorge
    Ya nuestros corazones se acostumbraron y siempre esperan tu próximo poema.
    Abrazos
    luis

    ResponderEliminar
  2. Anónimo10:00 p. m.

    Lindisimo!!!!

    ResponderEliminar
  3. Anónimo10:45 p. m.

    Un encanto de poema...bañado en agüita marina y caracolas con rumor de mar ;si, para algunos de nosotros la vida es como las olas del mar que van y vuelven ,rompen y estallan , dicen que si ,dicen que no y así después de todo es bueno poder volver para ver y creer. ¿ m ?
    Gracias Poeta.
    Cariños para siempre.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo7:01 a. m.

    El amor es acción.
    Buena la metáfora de la Ola

    ResponderEliminar
  5. Anónimo8:34 p. m.

    Un maravilloso poema, gracias por compartirlo!!

    ResponderEliminar
  6. Anónimo8:36 p. m.

    BELLISIMO POEMA !! POETA JORGE FLORES DURAN

    ResponderEliminar
  7. Anónimo8:37 p. m.

    Lindas palabras don Jorge,me traslade por un momento al instante en que mi madre de alguna manera se fue silenciando,pero sus ojitos nunca dejaron de mirarme y yo trataba de entender de alguna forma lo que querían decirme,al parecer lograba descifrar su mirada ya que al hablarle siempre con una sonrisa,ella respiraba profundamente y cerraba sus ojos,se quedaba tan tranquila...

    ResponderEliminar
  8. Anónimo8:37 p. m.

    Gracias amigo x tus escritos cada ves que tengo la oprtunidad de leer me emocionan

    ResponderEliminar
  9. Anónimo8:38 p. m.

    Lindas palabras,me emocionó mucho....mi madre ya no reconoce a mi padre...muy lindo ...gracias

    ResponderEliminar
  10. Anónimo8:38 p. m.

    En cambio sus ojos un dia no me miraron mas como me hubiese gustado que eso nunca hubiese pasado esos ojos que me veian esta maldita enfermedad me los robo como vil delicuente que se lleva todo sin dejar nada solo un cuerpesito fragil y debil que hay que saber cuidar con amor y ternura pues ...

    ResponderEliminar
  11. Anónimo8:41 p. m.

    Soy escritora: tengo un libro editado en Amazon: el título es : Una Inesperada Realidad........
    También poeta,....

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por escribirme. Te responderé a la brevedad. Jorge J. Flores Durán

Entradas más populares de este blog

Charles Baudelaire … la carta suicida

Toni Morrison

Aleucse, o escuela al revés