Los dígrafos del poema



En el poema están los dígrafos
se juntaron por amor o soledad
sacando la voz prohibida
por las leyes de la entonación.

Sobrarán las sangrías  para componer el poema
y faltarán letras para terminarlo
hay algo en los versos
que se alejan de la voluntad del emisor.

Los iconos se mueven en el estro
y al mirarlos desaparecen
desmayados duermen en su lecho
alternándolos con las sonrisas.

Son cinco besos sobre la hoja
por los cuales he cantado
al compás del crujir del madero
a cambio sus uñas me ha mostrado.
Jorge J. Flores Durán

Comentarios

  1. Anónimo8:50 a. m.

    Hola Jorge
    Bellísimo!, ya que son cinco sonrisas dentro de un bello poema formando un abanico de posibilidades. Estos dígrafos visten un poema dandole sus bellos sonidos.
    cariñosos saludos

    ResponderEliminar
  2. Anónimo8:51 a. m.

    Gracias Poeta.
    Un abraso sin quejas.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo8:51 a. m.

    Muy bueno, Jorge, gracias.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo8:52 a. m.

    Buenos versos, musicales, metafóricos, sensuales. Alejandro

    ResponderEliminar
  5. Anónimo8:52 a. m.

    Jorge: gracias una vez más por compartir tus creaciones. Nunca dejas de sorprenderme!

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo8:54 a. m.

    espléndido...

    ResponderEliminar
  7. Anónimo8:54 a. m.

    Algo en los versos y en la vida
    Fuera de voluntad del creador

    Dicen
    que por
    esas frecuencias
    se asoma una creadora
    Unos dicen que es divina
    otros la llaman señora

    ResponderEliminar
  8. Anónimo10:06 a. m.

    Muy profundo. Lindooooooo

    ResponderEliminar
  9. Anónimo10:09 a. m.

    me encanto !!!
    Que bello !!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por escribirme. Te responderé a la brevedad. Jorge J. Flores Durán

Entradas más populares de este blog

Charles Baudelaire … la carta suicida

Toni Morrison

Aleucse, o escuela al revés