Juntos


Decir “Tan indiferente su indiferencia”
es jugar con la palabra
y usted  juega conmigo
al no definir el término
especulando su significado.


Me aleja sin sus manos
evocando las profundidades
y amarra  con la  mirada
convirtiéndola en un lazo
dirigido a la testa.

De nada sirve escribir
con la piel de la palabra
si usted cambia el corazón de ella
las veces que usted quiera
y a su acomodo.

Así como se riegan las flores
los acentos  nos refrescan.
Decir: “Tan indiferente su indiferencia”
a estas alturas ya no es un juego
es el deseo de  estar juntos como las palabras en un libro.
Jorge. J. Flores DuránJuntos

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Charles Baudelaire … la carta suicida

Toni Morrison

Aleucse, o escuela al revés