Rosas al amanecer


Ojitos de tristeza,
me observan y se observan
por no saber el ¿por qué?
de tanta pena.

Con ellos se alberga
el agua de la mañana
para hablar del sabor
que huye de tú corazón.

No te dejes vencer
los ojos son bellos y se encuentran
sobre el sollozo
sobre el cautiverio.

Nada supera la sonrisa
hazlo cada mañana
como los niños en recreo
como las rosas al amanecer.


Jorge J. Flores Durán

Comentarios

  1. Anónimo7:11 p. m.

    Muy bien, ya la consolaste!!
    Ahora podrías dedicarle unos versitos a las violetas del atardecer...

    ResponderEliminar
  2. Anónimo7:13 p. m.

    Hoy reencontré pasaron 40 años desde Su partida. Se despidio agradecida y humilde en un episodio de amor.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo7:14 p. m.

    Hola Jorge
    Bellísimo poema! que nos da esa sensación para vencer la tristeza que agobia nuestros corazones, dándoles ánimo cada día y sintiendo ese aire perfumado de esa belleza sin tristezas con sus perfumes embriagando nuestras mentes y cuerpos en sonrisas.
    cariñosos saludos

    ResponderEliminar
  4. Anónimo7:45 p. m.

    Es muy agradable recibir sus escritos.llegan siempre en buen momento.gracias un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo7:46 p. m.

    Es muy agradable recibir sus escritos.llegan siempre en buen momento.gracias un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por escribirme. Te responderé a la brevedad. Jorge J. Flores Durán

Entradas más populares de este blog

Toni Morrison

Aleucse, o escuela al revés

Charles Baudelaire … la carta suicida