Entradas

Mostrando las entradas de agosto 28, 2014

Malaventurados sean los versos

El miedo en las manos para evitar el temblor del alma una forma de engaño como leer la última página de un libro. ¿Cuántas veces? son cuántas veces es como decir no me busques más, nuevamente el miedo en las manos ahora por los infaustos silencios. Lloremos todos al compás  el dolor coral no es el mismo al llanto huérfano despojado, dolores hay muchos y todos duelen. ¡Que no te hable! no significa que calle, que tú no hables es una ventana abierta al desvarió y  a los caminos conducentes de  los malaventurados versos. Jorge J. Flores Durán