No supe qué responder

Me recuerdo cuando los días pasaban inadvertidos
un día dos días una semana, solo eran días
un año se puede tener en una mano o extenderlo en el infinito
se convirtió en una letanía pálida, un susurro mudo
como tantas aberraciones de éste mundo.
Caminaba por una calle y escuche murmurar
un anciano decía −Vida dame vida, dame vida−
me tomo de la mano y me dijo  ¿por qué son tan cortos los días?
no supe qué responder
solo recuerdo sus lágrimas cada atardecer
Jorge J. Flores Durán.



Comentarios

  1. Anónimo10:25 p. m.

    Hola Jorge
    Triste,da mucho que pensar y muy espiritual el poema, responder repentinamente a algo que no estamos preparados o no lo hemos pensado antes naturalmente requiere tiempo, para aquel anciano que ama la vida, se le hacen cortos los días, los vive pero sin gozo. Es la verdad que nos hemos hecho esa pregunta porque el tiempo es corto y vivimos cada día y ese cada día es un regalo y si se puede hay que gozarlo, otros como él no pueden hacerlo y están tristes.
    cariñosos saludos

    ResponderEliminar
  2. Anónimo10:27 p. m.

    Miren,¡vengan a ver !
    En medio de la calle
    ha caído una estrella
    y un hombre,un poeta
    se está quemando en ella....

    Gracias Jorge.Que tengas un feliz nuevo año,de grandes proyectos,mucho trabajo y grandes satisfacciones .
    Te quiero y te admiro .

    ResponderEliminar
  3. Anónimo10:29 p. m.

    SALUDOS AMIGO.ESTA MUY BUENO EL CUENTO CORTO

    ResponderEliminar
  4. Anónimo10:30 p. m.

    Que lindo querido Jorgee un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Anónimo10:33 p. m.

    Jorge! ¿Cuándo tendremos un nuevo libro tuyo? feliz nuevo año anticipadamente!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por escribirme. Te responderé a la brevedad. Jorge J. Flores Durán

Entradas más populares de este blog

Toni Morrison

Aleucse, o escuela al revés

Charles Baudelaire … la carta suicida