La química de la locura

Nadie nos enseña a ser hijo, padre,
tampoco cómo amar
es por eso que cuando dejamos las ventanas abiertas
el amor se muda a otro hogar.

Existen cosas tan pequeñas, otras tan grandes
comparten el agua, el sol, el viento sin enojarse,
no se dejan de saludar o de reír
son las flores y los árboles.

Todo se aprende,
deben pasar muchos años para saberlo
lo primero que surge es la Autoridad, el Egoísmo y el Abandono,
en ese largo largo, camino del amor.

Hoy aprendí sobre el brillo de sus ojos
son dos partes de una misma sonrisa
es la química de la locura
que entrega en cada beso, en cada beso.
Jorge J. Flores Durán

Comentarios

  1. Anónimo2:38 p. m.

    Qué bonito, Jorge.........................

    ResponderEliminar
  2. Anónimo2:39 p. m.

    Excelente, Jorge, te lo dice un psiquiatra. Sabes que no conviene olvidar. De médico ,poetay
    loco/ todos tenemos un poco
    Abrazos
    luis

    ResponderEliminar
  3. Anónimo2:40 p. m.

    HERMOSO POEMA.NO TIENES FACEBOOK?

    ResponderEliminar
  4. Anónimo2:40 p. m.

    recordé uno de Gelman;

    ResponderEliminar
  5. Anónimo2:41 p. m.

    Hola Jorge
    ¡Bellísimo poema!, muy natural y tan real. Lo que hay que hacer es tomar la química de la locura como una riqueza personal e individual. El periodo de locura no es eterno y la atracción química decae entre las parejas descontrolado nuestras vidas pero nos ayuda a comprender nuestros sentimientos.
    cariñosos saludos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por escribirme. Te responderé a la brevedad. Jorge J. Flores Durán

Entradas más populares de este blog

Charles Baudelaire … la carta suicida

Toni Morrison

Aleucse, o escuela al revés