Estado de convalecencia


Sobre toda discusión prefiero sus ojos
cuando estaban en la línea fuego
disponibles a su  huida por las escaleras,
fue unas de las tantas formas de despedirse .

Los siento bellos y tristes al hablar y al callar,
yo exigí que se quedarán y usted insistió en la retirada
cuando acepte su huida ellos volvieron,
fue una de las tantas formas de confundirme.

Cuando se piensa en lo ausente las estaciones del tiempo cambian
es un estado de convalecencia insustancial, una mano abierta apacible
en la mirada está la evocación  y sobre todo en la mirada está usted,
fue una de las  tantas formas de enmudecer.

Yo vi una estrella la noche cuando usted desapareció
y sus ojos hermosos nunca más los volví a ver
desde esa fecha  cuento las estrellas para saber cuál la aparto de mí,
fue una de las  tantas formas enloquecer.


Jorge J. Flores Durán 

Comentarios

  1. Anónimo3:40 p. m.

    Hola Jorge
    Un poema lleno de emoción, bello, delicado y triste donde aquel recuerdo permanece en la memoria de aquellos momentos vividos. Emprendiendo un viaje por el interior buscando aquel amor, aquella felicidad que no volverá.
    cariñosos saludos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por escribirme. Te responderé a la brevedad. Jorge J. Flores Durán

Entradas más populares de este blog

Toni Morrison

Aleucse, o escuela al revés

Charles Baudelaire … la carta suicida