Amanece todos los dias

Quienes reconocen en el pensamiento del otro  la sabiduría y la destreza
están dejando la independencia y la libertad en una esquina
es el acto pusilánime  mas sutil al preferir el cencerro a una idea propia,
un alud  no llega a todas partes, una gotita de agua, sí.

Si te quieres entristecer  y vestirte de lágrimas ve a los hospitales los domingos
conoce a los familiares de los enfermos que llegan con las manos vacías
y se regresan desaventurados pidiendo un vaso de agua a una llave condenada,
la desesperanza llega sola,  no es necesario llamarla todos los días.

Ve por ese beso que aún es tiempo, nada bueno se aleja tan rápidamente,
solo la necedad y el orgullo toman vuelo llevándote al encierro
deja todo de una vez, alójate en los brazos que olvidaste
y amanece, simplemente amanece, amanece todos los días.
Jorge J. Flores Durán.





Comentarios

  1. Anónimo1:45 p. m.

    Me encantó Jorge, me recuerda a las personas que viven apegadas al dolor!
    Gracias!!

    ResponderEliminar
  2. Anónimo2:38 p. m.

    Muy pero muy bueno

    ResponderEliminar
  3. Anónimo3:09 p. m.

    Hola Jorge!
    Gracias por compartir tu poesía con todas(os) durante estos meses.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo3:42 p. m.

    Hola Jorge
    Bellísimo ver el amanecer con este poema!, cada día nos llega un nuevo amanecer, hay que vivirlo y gozarlo aunque el dolor, la pena o la tristeza nos aflija. Cada amanecer es el inicio de una nueva esperanza.
    cariñosos saludos

    ResponderEliminar
  5. Anónimo6:12 p. m.

    Silencio acogedor para tus palabras cálidas.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo6:13 p. m.

    Si hay cosa q te deja libre es el pensamiento propio o ajeno

    ResponderEliminar
  7. Anónimo10:37 a. m.

    Me encantó. .. te felicito... es tal cual... refleja una realidad diaria
    Cariños
    Francisca

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por escribirme. Te responderé a la brevedad. Jorge J. Flores Durán

Entradas más populares de este blog

Toni Morrison

Aleucse, o escuela al revés

Charles Baudelaire … la carta suicida