Las cosas pueden cambiar

Las cosas pueden cambiar

Si crees poder alcanzar una flecha
qué  esperas para ir por ella,
si no te mueves no avanzas
aunque seas veloz.

Cada hombre siente la noche en sus espaldas
pero la noche se retira todos los días
y nos quedamos con  la sensación  del abatido
porque nos cuesta mucho, mucho, mirar hacia atrás.

Si tiras una piedra hacia el cielo
luego sabrás que volverá 
no será necesario hacerlo todos los días
hay cosas que se aprenden una sola vez en la vida.

Puede no llover durante años,
pero algún día una flor aparecerá
porque alguien creyó 
que las cosas pueden cambiar.

Jorge J. Flores Durán

Comentarios

  1. Anónimo4:41 p. m.

    Bonitos versos poeta !

    ResponderEliminar
  2. Anónimo4:42 p. m.

    Hola Jorge
    Bellísimo!, Las cosas podrían cambiar siempre y cuando nos propongamos cambiar primeramente nuestra manera de ser, nuestros pensamientos, así se podría enfrentar mejor los problemas que se nos presentan. Tomando acción paso a paso en su manera correcta, buscando el lado positivo de las cosas y no negativo, se lograrían cambios. Para que cambien las cosas primero deben hacerlo los seres humanos.
    Cariñosos saludos

    ResponderEliminar
  3. Anónimo4:43 p. m.

    Gracias,
    bonito poema Jorge.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo5:33 p. m.

    Muchas gracias Jorge por tu lindo poema.
    Que tengas un buen fin de semana

    ResponderEliminar
  5. Anónimo7:25 a. m.

    Bello!!! Y sabio. Saludos desde Gotemburg

    ResponderEliminar
  6. Anónimo7:26 a. m.

    Gracias poeta,
    Lindo, lindo, muy lindo, además en tinta verde....
    verde,aromático, verde esperanza...así dicen por ahí.
    Cariños sinceros y un fin de semana de todo su gusto.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo7:27 a. m.

    muy bueno Jorge te felicito .avisa cuando empieces un taller

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por escribirme. Te responderé a la brevedad. Jorge J. Flores Durán

Entradas más populares de este blog

Toni Morrison

Aleucse, o escuela al revés

Charles Baudelaire … la carta suicida