Un saludo

Usted me sigue con la mirada
como el pensamiento a la mano
esa extraña sensación
de querer comunicar
sin lograrlo.

Es un acta firmada sobre las nubes
con  dos timbres desaparece
en un infinito conocido
lleno de espejos y de sueños.

Usted en todo momento
ofrece la discreción
en un intento de otorgarme
la libertad del difunto.

Todo esto se podría evitar
con un saludo
como tantas personas
lo hacen cada mañana.

Jorge J. Flores Durán

Comentarios

  1. Anónimo8:38 p. m.

    Maravilloso
    Me encanta!

    ResponderEliminar
  2. Anónimo8:39 p. m.

    Hola ,¡Mi poeta lindo !
    Gracias por los poemas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo8:40 p. m.

    Gracias!
    Un saludo y buen finde

    ResponderEliminar
  4. Anónimo8:41 p. m.

    Hola Jorge
    ¡Bellísimo!, un saludo no tiene que ser invisible y no cuesta nada, es algo bello, es la belleza de una emoción, basta solo sonreír y compartirlo.
    cariñosos saludos

    ResponderEliminar
  5. Anónimo8:41 p. m.

    Mish! Oficio

    ResponderEliminar
  6. Anónimo6:54 p. m.

    Jorge: Soy más clásico en estos versos:

    Nuestro adiós

    Cuando yo diga adiós
    tú dirás hasta siempre,
    amor,
    Porque será así para nunca
    terminar
    y seguiremos en el espacio
    del tiempo
    Tomados de la mano
    a lo Modigliani
    y así iremos por los
    caminos de Dios.

    André Barré

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por escribirme. Te responderé a la brevedad. Jorge J. Flores Durán

Entradas más populares de este blog

Charles Baudelaire … la carta suicida

Toni Morrison

Aleucse, o escuela al revés