La intuición del deseo


Las flores cortadas van para regalo
envueltas o no, van para regalo
un joven hombre las regalará
y a cambio obtendrá un paseo.

Con el tiempo no habrá más flores
pero si muchos paseos
para ver las flores crecer
en los jardines sonriendo.

Cuando un hombre desea a una mujer casada
le regala chocolates con dulzura y desvanecimiento
olvidando las flores a cierta  horas del día
como una siesta en una cama desconocida.
Jorge J. Flores Durán

Comentarios

  1. Anónimo12:35 p. m.

    genial

    Jaime Hales

    ResponderEliminar
  2. Anónimo12:37 p. m.

    que representa para ud las flores?
    que se debe dar para construir?

    ResponderEliminar
  3. Anónimo12:41 p. m.

    tremendo poema, muy bonito!!

    ResponderEliminar
  4. Anónimo12:43 p. m.

    Jajajaja buena!

    ResponderEliminar
  5. Anónimo12:43 p. m.

    Hola Jorge
    ¡Bellísimo poema!, el deseo tiene un gran poder, quién nos motiva nuestras vidas, puede suceder en cualquier momento, en un segundo y así sucesivamente y puede hacerse tan real como también no. Es hermoso tener deseos, la vida se hace más amena.
    cariñosos saludos

    ResponderEliminar
  6. Anónimo7:36 a. m.

    Muy bueno, Jorge, gracias.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo7:37 a. m.

    amor, flores y paseos, buena combinación,para un paseo. Vamos amigo Jorge, bien.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por escribirme. Te responderé a la brevedad. Jorge J. Flores Durán

Entradas más populares de este blog

Charles Baudelaire … la carta suicida

Toni Morrison

Aleucse, o escuela al revés