Lapso

No podremos leer lo que escribimos
porque lo escrito no es lo que se habla
en ese singular lapso indescriptible
hay muchas civilizaciones
que se mecen en cada modulación.
Toda velocidad es menor
a la del pensamiento humano
no hay nada más rápido que el pensar,
ni la luz, ni la oscuridad lo podrán vencer.
El hombre vivirá y morirá con su bravura
impugnando el beso y las caricias
luego será  tarde para pedir el indulto
a tanta decidía  y yerro,
por defender la espada en la frente
y las rodillas en el suelo.
Cuando llegue un beso a tus labios
o una mirada a tus ojos no demores  en sonreír
si no la recibes se puede ir
no tendrás palabras para escribir
lo que dejaste partir.
Jorge J. Flores Durán

Comentarios

  1. Anónimo8:21 p. m.

    Bellísimo, Jorge, mil gracias.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo8:22 p. m.

    Con una fuerza que no le había leído, una mezcla de mensajes t

    ResponderEliminar
  3. Anónimo8:22 p. m.

    Hola Jorge
    Este lapso de tiempo poético es el lenguaje musical del silencio, transportándonos a ese mundo literario tan personal lleno de emociones, sentimientos, esperanzas que el corazón retiene y ese periodo de silencio no debemos dejarlo pasar, se va y viene la espera con su sonrisa para abrazarlo.
    Cariñosos saludos

    ResponderEliminar
  4. Anónimo8:25 p. m.

    Encantada de leerte, POETA! Siempre bienvenido!!!

    ResponderEliminar
  5. Anónimo8:25 p. m.

    Maravilloso. Maravilloso. Maravilloso...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por escribirme. Te responderé a la brevedad. Jorge J. Flores Durán

Entradas más populares de este blog

Toni Morrison

Aleucse, o escuela al revés

Charles Baudelaire … la carta suicida