Rue Miroir 737 (bis).

En la calle Miroir 737
mis besos no pueden entrar
tampoco han podido salir.
No. No. No pueden entrar.
 En la calle Miroir 737
nadie puede, ni siquiera mirar
ni las llaves,
ni el sereno.
En la calle Miroir 737
las luces han anochecido
como la última brazada del mar,
dejando en el suelo las preguntas.
En la calle Miroir 737
mis besos están atrapados
como las rejas en su corazón, 
los labios no pueden. 
No. No. No pueden… besar.

Jorge J. Flores Durán

Comentarios

  1. Anónimo7:04 a. m.

    Hola Jorge
    Bello poema!, que bello lugar donde los recuerdos tocan un corazón!, que pasó por allí dejando sus huellas y sus palabras de amor, quedando atrapadas en su interior. Bellos recuerdos que nunca se olvidaran!
    cariñosos saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carmen
      Sobre el poema, el nombre de la calle es imaginario,es un espejo donde uno se ve. Ese tipo de numeración es decir : (Bis) en países como Francia hay muchos edificios con ese tipo de números, 80 (bis) por ejemplo etc., lo que hace pensar que en una casa pueden haber dos familia o dos personas distintas que comparten el mismo número, pero se diferencian por el (Bis), sutiliza poética . Es una figura literaria interesante que me ha seguido siempre.

      Eliminar
  2. Anónimo7:05 a. m.

    Gracias, Jorge
    Esta vez , no sé por qué, sentí como una voz parecida a Becker, en el siglo 21. de total esencia y ritmo propio de padre franco chileno
    Abrazos
    luis

    ResponderEliminar
  3. Anónimo7:06 a. m.

    Jorge, este me gustó muchisimo. gratitud.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo7:07 a. m.

    Gracias por los bellos escritos que comparte

    ResponderEliminar
  5. Anónimo7:09 a. m.

    Los espejos y las calles se combinan para atrapar besos en un corazon con rejas

    ResponderEliminar
  6. Anónimo3:13 p. m.

    Jorge, como me gustaría tenerlo a mi lado.....

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por escribirme. Te responderé a la brevedad. Jorge J. Flores Durán

Entradas más populares de este blog

Charles Baudelaire … la carta suicida

Toni Morrison

Aleucse, o escuela al revés