Urbano

Urbano

V. Hablas desde el teléfono

-¿Aló?
-¿Por qué no vienes?
-Repítelo…
-¿Por qué no vienes?
-Repítelo…
-¿Por qué no vienes?
-¿Lo deseas…?
-Sí, lo deseo….
-¿Por qué?
-Ya te lo dije: Lo deseo
-Repítelo…
-Lo deseo
-Repítelo…
-Lo deseo
-Me has hecho reír
-¿Por qué no vienes?
-Repítelo…
-¿Por qué no vienes?
-¿Aún está el vino?
Jorge J. Flores Durán

Urbano

Epilogo
I.-
Pasaron los años, como tantas hojas sobre los autos cuando pernoctan cerca del los arboles.
Nunca sabremos si la botella de vino se destapó o no, son esas preguntas de las que no se desean respuestas. Ella junto a su familia, esposo, hijos, hijas siempre se alegra cuando alguien abre una botella de vino. Alguna vez  relató el motivo:
-Es lo más hermoso que alguien te ofrezca el amor con vino blanco.
Se emociona hasta las lágrimas, como los ríos al caer una nube en su espalda.
- Todas las mujeres deberíamos alegrarnos, que nos seduzcan, que nos deseen.
El también, tiene recuerdos del vino, pero cada vez que alguien abre una botella mira siempre por la ventana y se pone de pie, como un susto, como un ruido,  su mujer un día le preguntó el motivo de su tristeza.
-Fue  hace muchos años atrás, estaba haciendo la tesis e invité a una vecina a cenar, no sabía que vino comprar, es eso.
Su mujer sabe que guarda un dolor, es la única persona que se entristece con un vino.

II.-

El debe comprar un vino para la cena, se lo encargaron a último minuto, rápidamente se dirige a las góndolas  y nuevamente le vuelve la inseguridad, piensa y piensa como alguien haciendo una apuesta, pero no lo puede creer, encuentra el mismo vino que nunca abrió.
Ella está cocinado y se percata que falta vino y le pide al esposo que baje a comprar una botella.

- No puedo mi amor, estoy bañando a los niños, vaya usted.

- Bueno yo iré.


Apurada va directamente a las góndolas de los vinos, de izquierda a derecha revisa las botellas, buscando una con el mejor marinaje para la cena, Cuál es su sorpresa al ver en la góndola el mismo vino blanco que nunca tomó. La sorpresa aún siguió al constatar que solo quedaba una sola unidad. Ella la toma con su mano de inmediato, no dejaría pasar nuevamente esa oportunidad en su vida.

III.-
El, que había desistido en comprar la botella de vino, se arrepiente y desde las cajas del supermercado corre hacia las góndolas. Entra en llanto al ver que la botella ya no estaba.
Al final del pasillo ve a una joven mujer con la botella en la mano y le grita:

- Esa botella es mía, es mía.

Ella al escuchar los gritos se gira hacia él, y se quedan mirando fijamente a los ojos. Ella le responde:
 -Ya no es tuya -mientras la abraza la botella al lado de su corazón. -Si la quieres .. ven, ven por ella.

IV.-
Continuará...ha sido la palabra de esta historia. La vida continúa, con o sin nosotros. Las oportunidades pueden pasar sobre nosotros y no volver más. Nuestros personajes siguieron sus vidas, ahora la vida les ofrece otra oportunidad. ¿Cómo  esta historia puede continuar?


Nota del autor
El poema Urbano, usa el lenguaje narrativo de las historietas de los años 60. Historias que debían continuar una semana después con la publicación del próximo número de la  revista, el uso de Continuará remplazando el FIN, permitía al lector imaginar e involucrarse  en la narración, es lo que se buscó también en Urbano. La estética del poema es una cita de los  personajes Pierre y Mireille del curso de francés de audio y diapositivas que se ofrecía en Francia  en esos años.

 Jorge J. Flores Durán

Comentarios

  1. Anónimo12:27 p. m.

    Que maravilla!!!
    Hermoso giro y desenlace!!!
    Gracias Jorge!!!!
    JC

    ResponderEliminar
  2. Anónimo12:30 p. m.

    ¡Qué va! exclama con una exhalación. Descorcha con elegancia y pausa, con calmo deleite. Ventana su mirada al atardecer. Con cierto goce nostálgico, se sirve, disfrutando el cantarín sonido del líquido cayendo en la copa. Luego la huele, la mira al trasluz, acaricia el suave cristal, bebe... Ventana su mirada al anochecer. Y bebe y bebe y bebe. Ventana su mirada al amanecer ....y bebe y bebe.

    saludos Jorge ;)

    ResponderEliminar
  3. Anónimo12:53 p. m.

    me gusto muchooo

    ResponderEliminar
  4. Anónimo10:29 p. m.

    Lo mejor: continuará... las oportunidades pueden pasar sobre nosotros y no volver más

    ResponderEliminar
  5. Anónimo10:32 p. m.

    Hola Jorge
    Interesante! una llamada telefónica en que nunca se dio la cita! típica de los amores obsesivos, creo que la inseguridad se dio y los deseos se esfumaron debido a la insistencia y seguramente miedo al encuentro. Al final queda la pena y la tristeza de aquel recuerdo
    pero quien sabe si se dio ese hermoso encuentro!
    Cariñosos saludos

    ResponderEliminar
  6. Anónimo12:16 p. m.

    Hola Jorge, ¿ómo estás?...me parece interesante la propuesta de hacer de la poesía una historia...ahora me gustaría leer todos los urbanos de una vez... si los tienes juntos, porfa, me lo envías?...
    Te mando un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por escribirme. Te responderé a la brevedad. Jorge J. Flores Durán

Entradas más populares de este blog

Charles Baudelaire … la carta suicida

Toni Morrison

Aleucse, o escuela al revés