Urbano 3

III Hablas desde el teléfono

Cómo esperando un regalo
a los pies de un árbol
responde el teléfono: 

-¿Aló?
-¿Qué habías preparado?
-Era una sorpresa.
-Fue un día muy difícil, 
no tuve tiempo de arreglar mi horario,
si hubiera sabido, quizás.

Alguien le pregunta a la noche
porqué es muda:

-Si hubieras sabido, ya no sería sorpresa.
-No seas pesadito pareces un niño
-Qué quieres, si me has dejado plantado.
-¿Que habías preparado?
-Y dale que dale con misma pregunta.
-Niño  engreído y cocinero.
-Me haces reír con tu forma de hacerse perdonar.
-No tengo culpas para pedir perdón.
-Solo te diré que tengo un vino blanco bien seco en la heladera,
el resto lo debes imaginar.
-¿Imaginar? estoy muerta, 
horas de oficina, horas en terreno 
¿y me pides imaginar?.
-Creo que descorcharé el vino,
¿dime, voy por una o dos copas?
-No te atrevas abrir el vino,
no te atrevas...

Jorge J. Flores Durán
continuara....


Comentarios

  1. Anónimo7:17 p. m.

    Gracias Jorge!!!
    Esperando que sean 2 copas!!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Anónimo8:09 p. m.

    Hola Jorge
    Bastante interesante y sincera llamada telefónica pero las palabras con sus sentimientos se desvían sin éxito. Bastaría solamente una palabra para comunicarse mejor, expresando directamente los sentimientos.
    Cariñosos saludos

    ResponderEliminar
  3. Anónimo8:19 a. m.

    ¡¡¡Espectacular!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por escribirme. Te responderé a la brevedad. Jorge J. Flores Durán

Entradas más populares de este blog

Charles Baudelaire … la carta suicida

Toni Morrison

Aleucse, o escuela al revés