Miedo


Siento que la noche no se quiere retirar
un sonido escucho desde su oscuridad.
Si  algo tan grande siente miedo
aún sabiendo que es por pocas horas
siente mucho miedo, miedo a desaparecer.
Usted me lleva hacia la noche
aunque sea por pocas horas
siento mucho miedo, miedo a desaparecer
es un sonido que escucho desde mi corazón
cuando usted dice: No volveré más.


Jorge J. Flores Durán

Comentarios

  1. Anónimo5:38 a. m.

    Toujours l'amour como es tas? como se llaman las mujeres que te inspiran
    He guardado todos los poemas yo espero comprar tu libro.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo5:39 a. m.

    En realidad, yo espero que no desaparezcas, porque escribes tan bonito...

    ResponderEliminar
  3. Anónimo5:39 a. m.

    Hola Jorge
    Miedo, una palabra compleja en un sentimiento que está entre la esperanza y el fracaso, nos revela el misterio profundo de la realidad misma, difícil de controlar y no siempre es el espejo de algo real también. Este miedo en la poesía nos expresa lo que es propio de todo ser humano y nos hace sentir la distancia frente al mundo y a nuestra vida. Esta sensación desagradable es el acompañante asociado a la experiencia del existir y del conocer.
    Cariñosos saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carmen.
      Perdona que no te haya respondido la semana pasada, aún me me acomodo a la nueva situación con mi hermano y padre.
      El miedo, es parte de nosotros. Aveces no lo aceptamos, en el poema se habla del miedo de la noche cómo algo tan grande como la noche siente miedo a desaparecer, no lo podemos sentir nosotros tan pequeños. El miedo no hay que confundirlo con el terror, la maldad, con el crimen.
      Un abrazo Jorge

      Eliminar
  4. Anónimo5:50 a. m.

    Hay una historia en tus labios
    una cuota inverosímil de palabras esparcidas por el viento
    Algo que quieres contar a los que te acompañan
    Y no puedes
    No puedes separar la maleza del trigo
    El frio azul de los inviernos
    No puedes
    escudriñar el oficio del viento y sus orfebres.
    Y sin embargo,
    Como el agua de un riachuelo
    balbuceas tu verdad
    y sonries segura
    Que esta encarnacion tuya
    es la guarida de todas las almas anteriores
    que tu dialogo interior
    es el eco de la tierra
    Y mientras la niebla cae sobre tu rostro
    las palabras salen de ti
    como palomas desde un templo
    Mario Hernan

    ResponderEliminar
  5. Anónimo6:04 a. m.

    Gracias por tus poemas, son realmente muy buenos.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo6:10 a. m.

    muito bonito

    ResponderEliminar
  7. Anónimo7:28 a. m.

    Llega, poetiza, va a permanecer allí donde esperan su hira como sentires ancestrales
    Gracias Jorge por éste y todos tus regalos.
    luis

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por escribirme. Te responderé a la brevedad. Jorge J. Flores Durán

Entradas más populares de este blog

Toni Morrison

Aleucse, o escuela al revés

Charles Baudelaire … la carta suicida