Sanar.

Sanar duele.

Si usted desea sus heridas sanar, 
eso le va a doler,
sanar duele tanto como enfermar.
Todo túnel por largo que sea
tendrá su fin,
sí logra caminar dentro de él 
como una linterna sin su lazarillo
al final verá  al sol sonreír 
comprenderá entonces
que duele mucho, mucho ser feliz.

Jorge J. Flores Durán 

Comentarios

  1. Anónimo9:22 a. m.

    Bien Jorge:Sanando por la poesía tiene su costo! y aveces, qué precio, lo dice el poeta. Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Anónimo9:22 a. m.

    Hermoso ~*~

    ResponderEliminar
  3. Anónimo9:23 a. m.

    Hola Jorge
    Bellísimo! Así es la ley de la vida, decepciones, frustraciones, también dolor físico y más las tristezas del corazón duelen demasiados y su sanar duele, lo único que nos ayudan a mirar la vida más optimista son los sueños. Los recuerdos y su sufrimiento producen dolorosas emociones y es difícil sanar.
    cariñosos saludos
    C

    ResponderEliminar
  4. Anónimo9:23 a. m.

    Qué cierto, Jorge.
    Cómo van las cosas de la familia?
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Anónimo9:25 a. m.

    Gracias Jorge
    Abrazos
    luis

    Buscar

    Se creyó feliz
    Olvidó
    Su gran pregunta


    Estaba sana
    Olvidó
    La felicidad


    Tenía dolores
    Olvidó
    Que estaba aquí


    Tenía Ternura
    Olvidó
    Buscar sentido

    ResponderEliminar
  6. Anónimo9:27 a. m.

    ...gran verdad...caminar sin lazarillos... Un abrazo. Feliz jueves.
    Hace 18 horas ·

    ResponderEliminar
  7. Anónimo9:27 a. m.

    Y no obstante seguimos en el tunel vislumbrando la luz

    ResponderEliminar
  8. Anónimo9:28 a. m.

    Se debe sufrir ser feliz. ..es un circulo vicioso. No se valora el frio del invierno si no se pasa previamente por la sofocacion del verano... la luz existe gracias a la oscuridad previa.

    ResponderEliminar
  9. Anónimo12:20 p. m.

    me tome la atribución de mandarle tu poema a una querida amiga , que el dolor también está en su vida esa es la respuesta besitos
    "..Es tan simple, de una sabiduría casi inocente.
    Como la de un niño que juega con las rimas... quien diría todo lo que implican las palabras. Y que cada aseveración es lo que dice ser.
    Duele mucho, pero mucho ser feliz.
    Bendito sea el dolor de la sanación
    Bendito sea Jorge que lo comprende.<03D.gif>

    Un abrazo amiga...."

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por escribirme. Te responderé a la brevedad. Jorge J. Flores Durán

Entradas más populares de este blog

Charles Baudelaire … la carta suicida

Toni Morrison

Aleucse, o escuela al revés