Epístola.

Tengo en mis manos
las palabras que escribí para usted.
Si no las lee, para qué recostarlas sobre el papel,
mucho mejor será que viajen con el viento
así una mañana podrán llegar a su ventana.
Usted creerá  que es un cuento de hadas
bien lo puede ser, porque el viento y las palabras
siempre están con los pregoneros.
Entonces lea usted mis cartas o no podrá  abrir sus ventanas,
no son muchas letras las que uso, para hablar de usted
porque es tan fácil decir: Yo la amo a usted.

Jorge J. Flores Durán 

Comentarios

  1. Anónimo1:01 p. m.

    Potente!!!
    Gracias

    ResponderEliminar
  2. Anónimo1:02 p. m.

    Que lindo querido, te felicito por tu don de poder escribir besitos , espero algún día que me vengas a ver un abrazo de la costa

    ResponderEliminar
  3. Anónimo1:13 p. m.

    Que lindo!!! Siempre bienvenido tu decir! Gracias!

    ResponderEliminar
  4. Anónimo1:21 p. m.

    C’est vraiment super Jorge

    ResponderEliminar
  5. Anónimo2:49 p. m.

    hhh me salió un suspiro, una elongación del alma!!

    ResponderEliminar
  6. Anónimo2:50 p. m.

    Me encantó!

    ResponderEliminar
  7. Anónimo2:53 p. m.

    Hola Jorge
    Muy hermosa epístola escrita a un amor en su forma poética!, dice todo lo que hay que decir en su breve texto!, cruzando el tiempo para llegar a la orilla esperada, donde estará ese corazón abierto para vestirla de gozo.
    Cariñosos saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias C.
      He notado que has afirmado tu escritura, te felicito. En el poema Epístola, hay una narración, muy discreta para que no se pierda la poesía en el poema, gracias nuevamente.
      Jorge.

      Eliminar
  8. Anónimo4:43 p. m.

    Oh, Jorge! Siempre tan romantico...Gracias por alegrarme el día

    ResponderEliminar
  9. Anónimo5:07 p. m.

    oye que estás buen poeta Jorge, me encanta leer tus aportes para hacer una pausa poética, gracias y un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Anónimo5:07 p. m.

    El viento trajo a mis ventanas
    pregones de amistad
    al abrirlas entraron raudos
    con el perfume del rosal
    los olivos batían briosos
    el aire matinal
    y allá en la lejanía
    el mar curioso
    batía sus aguas
    sobre de Concón
    su vasto arenal....

    ¡¡¡¡FELIZ NAVIDAD !!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  11. Anónimo5:59 p. m.

    gracias Jorge, es un honor leer tu poesía

    ResponderEliminar
  12. Anónimo8:37 p. m.

    Hermoso, felicitaciones.
    Un abrazo .

    ResponderEliminar
  13. Anónimo8:38 p. m.

    Tengo una carta prisionera que rezonga
    quiere salir como proclama
    A ratos me intoxican las ideas
    curtidas de harapos, andrajosas
    En mis linfas las estoy purificando
    Me oxigeno de montañas y mañanas
    y de tardes con ventisca
    pero siguen impías,
    sin maniobra y porfiadas
    Llegará la hora que sean cristalinas
    y entonces las presentaré como doncellas
    en un baile de máscaras
    Irá la carta al disfraz que le sonría
    E.V.

    ResponderEliminar
  14. Anónimo8:40 p. m.


    Sí, tan fácil de decir...
    Gracias por tu alimento poético espiritual
    Abrazos
    Luis Weinstein

    ResponderEliminar
  15. Anónimo8:53 a. m.


    me encantaron estas palabras sueltas. dejaré mi ventana abierta y al atardecer el viento me las traerá de vueltas.
    S

    ResponderEliminar
  16. Anónimo8:56 a. m.


    Está bellísimo, Jorge.
    ¿Estás juntando nuevas poesías para otra publicación

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por escribirme. Te responderé a la brevedad. Jorge J. Flores Durán

Entradas más populares de este blog

Toni Morrison

Aleucse, o escuela al revés

Charles Baudelaire … la carta suicida