Una gota de agua
Una pequeña gota de agua cae sin parar
sobre otra gota de agua, sin parar
como un collar de perlas sin su cordón umbilical.
Al observarlas detenidamente nada habrá cambiado,
seguirán cayendo una trass otra, una tras otra
como las penas sobre el mar, sobre el mar.
Si la vuelves a contemplar te darás cuenta
que el mundo se ha dibujado frente a tus ojos
como cada mañana al despertar, al despertar.
Jorge J. Flores Durán

Comentarios

  1. Anónimo10:50 p. m.

    Gracias
    Bello poema en mi cumpleaños!

    ResponderEliminar
  2. Anónimo10:58 p. m.

    Es como el trance de la Meditación...
    Abrazos!!

    ResponderEliminar
  3. Anónimo10:59 p. m.

    Bien y buena foto.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo11:00 p. m.

    GracIas, Jorge, el poeta constante como como el alma del mar y la mano tendida de las gotas de agua
    Abrazos
    luis

    ResponderEliminar
  5. Anónimo11:01 p. m.

    Hola Jorge
    ¡Un bellísimo poema, lleno de luz y sensibilidad ¡ cómo una gota de agua, tras otras y otras se transforman en el espejo de la vida!. Una gota tan insignificante pero en el fondo tan valiosa, tan necesaria que en ella se refleja la fertilidad, los sentimientos, la vida misma. Cada uno mismo es una gota de agua en el inmenso océano dentro del universo que nos rodea.
    Cariñosos saludos

    ResponderEliminar
  6. Anónimo11:05 p. m.


    Fluye como el agua, el agua!!!
    Gracias

    ResponderEliminar
  7. Anónimo11:06 p. m.

    Que lindo, gracias!!
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  8. Anónimo11:08 p. m.

    Precioso!! Gracias por compartirlo!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por escribirme. Te responderé a la brevedad. Jorge J. Flores Durán

Entradas más populares de este blog

Charles Baudelaire … la carta suicida

Toni Morrison

Aleucse, o escuela al revés