El daño

El daño.

Si acercas un cerillo 
a una hojita de un árbol 
vas a quemar el bosque,
si lo haces con una piedra
lo más probable que quemes tus dedos,
el daño está en la alevosía de los actos 
no en la lumbre de tus manos.

Jorge J. Flores Durán

Comentarios

  1. Anónimo10:03 a. m.

    Hola Jorge
    Bello poema, siendo el daño un perjuicio y responsable de sus propios actos la persona misma y a veces estas personas no se dan cuenta del daño causado, si el daño está en el corazón, no se olvida fácilmente y lo más sensato es la lejanía. El daño en general, una expresión bastante compleja en el sentido moral, material etc.ya es una traición, una maldad humana donde se responsabiliza la misma persona.
    Cariñosos saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. GRACIAS C.
      Es un tema complejo, pues existe un daño poético también
      Saludos
      Jorge

      Eliminar
  2. Anónimo10:16 a. m.

    Querido Jorge:

    Un bello poemas que se lo leería a los niños en las escuelas.
    gracias!

    ResponderEliminar
  3. Anónimo10:21 a. m.

    Gracias Jorge.- Los desvelos, empezar la jornada a las 4 A.M. no importa nada si te encuentras con poesía. Así es que quise saludar a nuestro común sabio amigo. Y ahora, para mayor regalo, tu me envías el tuyo...miel sobre hojuelas. Es bello tu poema...involucra muchas cosas que nos pasan a diario y nos dejan la pregunta en el aire...para rescatarla luego y pensar en ella. En el por qué nos suceden tales y cuales cosas; por qué tal día conocemos a alguien que sospechamos pudiera ser importante en nuestras vidas...y conocer más a un poeta...siempre es una bendición. Creo, sin temor a equivocarme, que tu piensas algo similar. No por nada estamos imbricados con L. W., ¿cierto?.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo10:57 a. m.

    De tus manos nacen ánforas
    pan, caricia. geometría
    toda la belleza se recrea
    donde asoma el hombre
    con azules arcas
    como el día que nace
    en una espiga soñolienta
    Ni cerillas, ni piedras, ni pólvora
    caben en el hueco de sus palmas
    Entre el meñique y el pulgar
    posan estrellas blancas
    E.V.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo10:52 p. m.

    Sabia reflexión hermosamente explicada. Saludos!

    ResponderEliminar
  6. Anónimo10:53 p. m.

    Hermoso, gracias

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por escribirme. Te responderé a la brevedad. Jorge J. Flores Durán

Entradas más populares de este blog

Charles Baudelaire … la carta suicida

Toni Morrison

Aleucse, o escuela al revés