Las razones del deso

Las razones del deseo

Son sus ojos que van y vienen
como los postigos de una ventana,
sus labios dulces como uvas,
que cuando los enjuga  
priva de libertad a los míos,
prefiero su  fruta temerosa
a mi voluntad perdida.


Jorge J.  Flores Durán

Comentarios

  1. Anónimo9:13 p. m.

    Que Bonito!!Me gusto mucho!Corto y preciso!Abrazos

    ResponderEliminar
  2. Anónimo9:24 p. m.

    Muy bello, gracias,

    ResponderEliminar
  3. Anónimo9:40 p. m.

    Hermoso poema de amor. Felicitaciones.
    Cariños,

    ResponderEliminar
  4. Anónimo9:41 p. m.

    Hola Jorge
    Un poema demasiado hermoso, donde los sentimientos juegan un papel muy importante, hasta tal extremo que llega el momento de la resignación, donde se tiene esa sensación a quién amar y se vive con esa ilusión amorosa, sin perder ese sentimiento se puede también llegar a la felicidad de algún modo. El sabor de esos labios deseados queda en el corazón.
    Cariñosos saludos

    ResponderEliminar
  5. Anónimo9:42 p. m.

    Muy hermosa!!!
    Gracias

    ResponderEliminar
  6. Anónimo8:32 a. m.

    Merci pour le beau poème.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo12:52 p. m.

    hummmmmm ricuuura!!!!

    ResponderEliminar
  8. Anónimo12:53 p. m.

    Hermoso poema de amor. Felicitaciones.

    ResponderEliminar
  9. Anónimo12:54 p. m.

    hola jorge estoy escribiendo con una sola mano..sigo son la izquierda inutilizada...y mucho dolor...precioso el verso...una pregunta...¿está dirigido a alguien?..TONTA PREGUNTA... en realidad siempre se escribe a alguien...pero..ese alguien le corresponde?...me estoy riendo por lo tonto de la pregunta...y lo indiscreta...aquí va el mío...

    y este dolor que me agobia
    que marca mis horas
    de soledad y tristeza
    este dolor no da tregua
    ni de día ni de noche
    y de mis sueños es el amo
    este dolor
    aferrado a mi vida
    sin el
    vivir yo no sabría..

    ResponderEliminar
  10. Anónimo12:55 p. m.

    Gracias Jorge por mandarme tus poemas, siempre los disfruto...
    Cómo estás?...
    Te cuento que yo me he vuelto una trabajólica aburrida...necesito inyectarme de primavera y frescura...
    Te mando un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Anónimo12:59 p. m.

    ¡ oh!... Gracias por compartir

    ResponderEliminar
  12. Anónimo1:00 p. m.

    Gracias por compartir tus bellas y sentidas creaciones, POETA!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por escribirme. Te responderé a la brevedad. Jorge J. Flores Durán

Entradas más populares de este blog

Charles Baudelaire … la carta suicida

Toni Morrison

Aleucse, o escuela al revés